La rehabilitación cardíaca y sus beneficios

En el centro hemos estado colaborando con distintos medios escritos de carácter local, publicando artículos es interesante difundir estos artículos escritos por especialistas del grupo y compartir los con vosotros. Espero sean de vuestro agrado y os ayuden.

Hay va el primero, el cual creo que es interesante ya que no hacemos caso ni a la tensión arterial ni a los problemas cardiacos hasta que se convierten en un problema serio. En este articulo podemos aprender tal y como nos dice el especialista las fases y tipos de rehabilitación, después de una cirugía, insuficiencia cardiaca etc

LA REHABILITACIÓN CARDIACA Y SUS BENEFICIOS

Los programas de rehabilitación cardiaca son claramente recomendados por todas las sociedades científicas que se ocupan de las enfermedades cardiovasculares que los sitúan en el contexto de la denominada prevención secundaria.

OBJETIVOS DE NUESTRO PROGRAMA DE REHABILITACIÓN CARDIACA

Conseguir una prevención de la discapacidad que resulta de la enfermedad, y obtener un grado de re-adaptación física que le permita al paciente reanudar las actividades ordinarias en su vida social, profesional y familiar. Para ello:

  • Se instruye al paciente y a la familia sobre los distintos aspectos de la enfermedad
  • Se presta apoyo psicológico mediante sesiones educativas y de relajación
  • Se realiza un programa de entrenamiento físico supervisado por un Cardiólogo.

Identificación y tratamiento de los factores de riesgo que son determinantes en la evolución y pronóstico de la enfermedad con lo que se pretende evitar eventos cardiovasculares. Para ello:

– Se prescribe la practica regular de ejercicio físico y de otras medidas cardio saludables.

– El cardiólogo revisa y optimiza el tratamiento médico.

FASES EN LA REHABILITACIÓN DEL PACIENTE CARDIÓPATA:

La Fase I es el período principal de la rehabilitación cardíaca y se realiza una vez que el paciente ha sido dado de alta del hospital.

La duración media de los programas es de tres meses aproximadamente y deben iniciarse lo antes posible tras el alta hospitalaria.

Según el riesgo de complicaciones los pacientes son clasificados por el cardiólogo en pacientes de bajo riesgo, de riesgo medio y del alto riesgo dependiendo de las características clínicas de cada paciente y el momento evolutivo de la enfermedad.

En esta fase se procede a fijar el grado de ejercicio que cada paciente puede desarrollar de forma segura para evitar complicaciones.

Durante esta fase deben sentarse las bases para el conocimiento de la enfermedad por parte del paciente y la familia y de la implantación de las medidas necesarias para el control efectivo de los llamados factores de riesgo cardiovascular, necesarios para prevenir las futuras complicaciones de la enfermedad.

La fase II, no vigilada como las anteriores, que debe durar toda la vida en la cual, el paciente reintegrado a su vida social, vuelve al trabajo si ello es posible y reanuda en mayor o menor grado sus actividades habituales.

El paciente debe continuar ejercitando el programa aprendido en la fase I

Durante esta fase y, para evitar el abandonos de los programas, el paciente debería recibir cierto grado de apoyo.

Las indicaciones de rehabilitación cardíaca reconocidas de forma oficial con sus correspondientes códigos se especifican a continuación: