Diferencias entre análisis de anticuerpos y pruebas diagnósticas de COVID-19

Ante la gran cantidad de noticias que aparecen en torno a las pruebas diagnósticas del COVID-19 surgen una gran cantidad de dudas. Por eso, hoy te vamos a explicar las diferencias entre análisis de anticuerpos y pruebas diagnósticas de COVID-19.

La principal diferencia es que las pruebas diagnósticas se realizan para comprobar si en ese momento determinado una persona padece la enfermedad. En cambio, los análisis de anticuerpos sirven para determinar si se tuvo la enfermedad en el pasado y el sistema inmunitario tiene anticuerpos ante el virus.

Análisis de anticuerpos y pruebas diagnósticas de COVID-19

Información sobre los análisis de anticuerpos

El análisis de anticuerpos determina si el organismo de una persona (sistema inmunitario) produce estos anticuerpos (proteínas) que son las encargadas de combatir y eliminar el virus.

También conocido como análisis serológico, normalmente se realiza después de una recuperación total de la enfermedad o para determinar si una persona la ha sufrido en el pasado, aunque no haya mostrado síntomas.

Este tipo de análisis de anticuerpos se realiza mediante una pequeña extracción de sangre en un dedo o en una vena del brazo, que posteriormente se analiza y determina si se poseen o no anticuerpos.

Si este análisis de anticuerpos resulta positivo, indica que la persona en cuestión posee cierto grado de inmunidad ante el COVID-19. Sin embargo, no existen estudios concluyentes que demuestren cuanto tiempo dura esta inmunidad ni su grado de protección ante una posible reinfección.

Lo más recomendable es realizar este análisis de anticuerpos una vez superada completamente la enfermedad, es decir, por lo menos 14 días después de la aparición de los primeros síntomas. Ya que si realizamos el análisis con anterioridad puede ser que el organismo no haya todavía desarrollado la total capacidad de producir anticuerpos.

Información sobre las pruebas diagnósticas de COVID-19

En cuanto a las pruebas diagnósticas de COVID-19 tenemos diferentes tipos, pero de forma general son las que se realizan para saber si la persona está padece la enfermedad en un determinado momento.

Actualmente existen dos tipos de pruebas diagnósticas de COVID-19:

  1. PCR: Esta prueba detecta el material genético del virus de laCOVID-19 usando una técnica de laboratorio llamada reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Se utiliza fluido nasal o de la garganta. Es la prueba más exacta de la que se dispone en la actualidad.
  2. Antígenos: Esta prueba detecta ciertas proteínas del virus presentes en el organismo. También se usa el fluido nasal y normalmente es más rápida que el PCR. Sin embargo, es menos exacta y puede generar falsos negativos, o que significa que es posible estar infectado con el virus, pero tener un resultado negativo. Normalmente, tras un positivo en una prueba de antígenos se solicita una prueba PCR para confirmar el resultado.

Diferencias entre análisis de anticuerpos y pruebas diagnósticas de COVID-19

En resumen, las principales diferencias entre el análisis de anticuerpos y pruebas diagnósticas de COVID-19 se sitúan en la forma de extraer la muestra y lo que indican cada una de ellas.

El análisis de anticuerpos sirve para determinar si una persona posee cierta inmunidad ante el COVID-19; ya que su sistema inmunitario ha producido los citados anticuerpos. Sin embargo, una prueba diagnóstica sirve para determinar si una persona padece la enfermedad en ese momento.

Además, para las pruebas de anticuerpos es necesaria una muestra de sangre, mientras que para las pruebas diagnósticas se usan fluidos nasales o de la garganta.

 

Si estás interesado en solicitar el test del COVID-19 tan solo tienes que ponerte en contacto con nosotros, llamando al 963 732 453 o enviando un email a recepcion@clinica-fivasa.com indicando en el asunto del email “Pruebas COVID-19”.

Nuestro equipo se pondrá en contacto contigo para facilitarte toda la información que necesites y concertar una cita si fuera necesario.